Carrito
0 productes
Veure cistella
Blog

Fragment #6 / Libro de los Pasajes. Apuntes y materiales. p.229 – Walter Benjamin


Quizá se pueda delimitar así el motivo más oculto del coleccionismo: emprende la lucha contra la dispersión. Al gran coleccionista le conmueven de un modo enteramente originario la confusión y la dispersión en que se encuentran las cosas en el mundo. Este mismo espectáculo fue el que tanto ocupó a los hombres del Barroco; en particular, la imagen del mundo del alegórico no se explica sin el impacto turbador de este espectáculo. El alegórico constituye por decirlo así el polo opuesto del coleccionista. Ha renunciado a iluminar las cosas con el empleo de la investigación de sus afinidades o su esencia. Las desprende de su entorno, dejando desde el principio a su melancolía iluminar su significado. El coleccionista, por contra, junta lo que encaja entre sí; puede de este modo llegar a una enseñanza sobre las cosas mediante sus afinidades o mediante su sucesión en el tiempo. No por ello deja de haber en el fondo de todo coleccionista un alegórico, y en el fondo de todo alegórico un coleccionista, siendo esto más importante que todo lo que les separa. En lo que toca al coleccionista, su colección jamás está completa; y aunque le falte una sola pieza, lo coleccionado permanece como mero fragmento, como desde el principio son las cosas para la alegoría. Por otro lado, precisamente el alegórico, para quien las cosas sólo representan las entradas de un secreto diccionario que dará a conocer sus significados al iniciado, jamás tendrá suficientes cosas, pues ninguna de ellas puede representar a las otras en la medida en que ninguna reflexión puede prever el significado que la melancolía será capaz de reivindicar en cada una.
(H4a, 1)

 

Das Passagen-Werk

Suhrkamp Verlag. Framkfurt am Main, 1982

Libro de los Pasajes, de Walter Benjamin

Ediciones AKAL, S.A., 2005

http://ca.wikipedia.org/wiki/Walter_Benjamin

 



L’ascension et la chute de la colonne Vendôme – Domènec, 2013


gif-final

 

El 1871 —en la que Marx qualificava de primera insurrecció proletària autònoma— el poble de París alçat en armes instaura la Comuna sobre la base dels principis anarquistes i socialistes. Una de les primeres accions del govern revolucionari fou un acte d’iconoclàstia política altament simbòlic: l’enderroc de la Columna Vendôme. La columna, que fou erigida per ordre de Napoleó Bonaparte per celebrar la seva victòria a la batalla d’Austerlitz i per honorar la glòria de l’armada imperial, era considerada per la Comuna “un monument de barbàrie, una afirmació del militarisme, un insult permanent dels vencedors als vençuts, i un atentat a la fraternitat.» Després de la derrota de la Comuna per les forces de la reacció, el 1873 el nou president de la República fa reconstruir la columna.

 

 



Fragment #5 / Hugueneau o el Realismo (1932) – Hermann Broch


XLIV

Degradación de los valores (6)

 

   Es propio de la lógica del soldado tirarle a un enemigo una granada entre las piernas;

   es propio de la lógica del militar explotar al máximo todos los medios del poder militar, explotarlos hasta las últimas consecuencias, con el mayor radicalismo y, si es necesario, exterminar pueblos, destruir catedrales, bombardear hospitales y salas de operaciones;

   es propio de la lógica del economista explotar los medios económicos de un modo absoluto y hasta las últimas consecuencias y, destruyendo toda competencia, ayudar al propio ente económico —ya sea negocio, fábrica, trust o cualquier otro tipo de corporación económica— a alcanzar el dominio exclusivo;

   es propio de la lógica del pintor llevar hasta el límite y hasta las últimas consecuencias los principios pictóricos, con un radicalismo total, aun a riesgo de que surja una pintura completamente esotérica sólo comprensible para aquel que la produjo;

   es propio de la lógica del revolucionario hacer que el ímpetu de la revolución prospere hasta las últimas consecuencias y con el mayor radicalismo, a fin de lograr el establecimiento de la auténtica revolución, como también es ciertamente propio de la lógica del político llevar su meta política hasta la dictadura más absoluta;

   es propio de la lógica del fabricante burgués poner en práctica, con absoluto radicalismo y hasta sus últimas consecuencias, el lema “Enriqueceos”. De este modo,  con estas consecuencias y con este radicalismo absoluto, han surgido las realizaciones mundiales de Occidente, para ser llevadas al absurdo en virtud de ese carácter absoluto que se anula a sí mismo: la guerra es la guerra, el arte por el arte, en política no existen escrúpulos, el negocio es el negocio. Todo esto quiere decir lo mismo, todo esto viene determinado por el mismo radicalismo agresivo, por aquella falta de consideración espantosa que casi me atrevería a calificar de metafísica; viene determinado por aquella lógica cruel que sólo se centra en el objetivo y nada más que en el objetivo, sin mirar a derecha e izquierda. ¡Ah!, todo esto es el estilo del pensamiento de esta época.

(…)

Huguenau oder die Sachlichkeit

Rhein Verlag AG Zurich (Renewal 1952)

Hugueneau o el Realismo

Editorial Lumen

Primera edición: 1986

http://es.wikipedia.org/wiki/Hermann_Broch



The Pain That’s Yet To Come – Matt Elliot, 2012


 

Written and composed by Matt Elliott
Directed by Marina Sabio
Album : The Broken Man
www.icidailleurs.com



L’antropòleg Manuel Delgado reflexiona sobre les xarxes socials i els nous mitjans de comunicació




The Booklovers – The Divine Comedy


 

http://es.wikipedia.org/wiki/The_Divine_Comedy



Fragment #3 – 5 REGLES (o no-regles) D’OR DE LA CINEMATOGRAFIA, de Jim Jarmusch


(…)

5 – Res és original. Roba de qualsevol lloc que t’ompli d’inspiració o alimenti la teva imaginació. Devora peŀlícules velles, peŀlícules noves, música, llibres, pintures, fotografies, poemes, somnis, converses intranscendents, arquitectura, ponts, senyals de trànsit, arbres, núvols, rius, llums i ombres. Selecciona per robar només aquelles coses que li parlin directament al teu esperit. Si ho fas, el teu treball (i el teu robatori) serà autèntic. L’autenticitat és invalorable; l’originalitat no existeix. I no et preocupis per ocultar el robatori – celebra-ho si cal. En qualsevol cas recorda sempre el que va dir Jean-Luc Godard: “Del que es tracta no és d’on prens les coses, sinó cap a on les portes”.

                                                                           



Fragment #2 – Giorgio Agamben, III – Ejemplo, LA COMUNIDAD QUE VIENE, pp. 13-14


(…)

Un concepto que escapa a la antinomia entre el universal y el particular y que resulta siempre familiar: eso es el ejemplo. En cualquier ámbito que haga valer su fuerza, lo que caracteriza al ejemplo es justo que vale para todos los casos del mismo género y, en conjunto, incluso entre ellos. El ejemplo es una singularidad entre las demás, pero que está en lugar de cada una de ellas, que vale por todas. Por una parte, todo ejemplo viene tratado, de hecho, como un caso particular real; pero, por otra, se sobreentiende que el  ejemplo no puede valer en su particularidad. Ni particular ni universal, el ejemplo es un objeto singular que, por así decirlo, se hace ver como tal, muestra su singularidad. De ahí la pregnancia del término griego para ejemplo: para-deigma, esto que se muestra ahí al lado (como en alemán Bei-spiel lo que juega ahí al lado). Así, el lugar propio del ejemplo es siempre al lado de sí mismo, en el espacio vado en que despliega su vida incalificable e imprescindible. Esta vida es la vida puramente lingüística. Incalificable e imprescindible es sólo la vida en la palabra. El ser ejemplar es el ser puramente lingüístico. Ejemplar es esto que no viene definido por ninguna propiedad excepto la de ser dicho. No el ser-rojo, sino el ser-dicho-rojo; no el ser-]akob, sino el ser-llamado-]akob: esto es lo que define el ejemplo. De aquí procede su ambigüedad, en cuanto nos decidamos a tomarlo verdaderamente en serio. El ser-dicho -la propiedad que funda todas las posibles pertenencias (el ser-dicho italiano, perro, comunista)-, también es de hecho lo que puede cuestionarlo todo radicalmente. El ser dicho es lo Más Común que rompe toda comunidad real. De ahí la impotente omnivalencia del ser cualsea. No se trata ni de apatía, ni de promiscuidad, ni de resignación. Estas singularidades, sin embargo, comunican sólo en el espacio vado del ejemplo, sin estar ligadas por propiedad alguna común, por identidad alguna. Están expropiadas de toda identidad para apropiarse de la pertenencia misma, del signo ℇ. Tricksters o haraganes, ayudantes o toons, esos son los ejemplares de la comunidad que viene.

 

La comunita che viene

1990 Giulio Einaudi editore s.p.a., Torino

La comunidad que viene

Traducción: José Luis ViIlacañas y Claudio La Rocca

PRE-TEXTOS, 1996