Carrito
0 productos
Ver cesta
Masculinity is fragile - Mabel Llevat Soy

Masculinidad rota = pantalones frágiles

Según O Connell, la forma más interesante de reafirmación de una masculinidad hegemónica en la cultura popular no son los filmes de Rambo de los 80 sino el culto al “emprendedor” en los negocios, o sea, está ligada al capitalismo y a su nuevo tipo de mentalidad racionalista, calculadora y regulada, que heredamos desde la revolución industrial, el capitalismo temprano, hasta el día de hoy.


Wifredo Prieto en su performance “Pantalones rotos” exhibido en el programa de “Composiciones” durante la última edición del Barcelona Gallery Weekend maneja dos ejes simbólicos, las sedes de la Unidad Montada de la Guardia Urbana de Barcelona, una no tan solapada broma que involucra guardia urbana y caballos como núcleo de poder policial – aparato de coerción del Estado moderno, y el vaquero como símbolo de los principios prácticos del capitalismo impulsados a partir de la revolución industrial. Pero aporta una evidencia física sobre la fragilidad de este mito irrompible: en su performance los vaqueros están rotos, como si los caballos hubieran logrado separarlos a pura fuerza bruta.

 

levis

 

Levis fue el primero en patentar los remaches de cobre duraderos en los blue jeans para que no se rompieran en los lugares donde normalmente se rasgaba la ropa de trabajo, puntos de tensión que se encontraban con frecuencia en la cremallera y los bolsillos de las caderas. El logo de los dos caballos viene con la marca desde 1886 como una fórmula visual para que los consumidores entendieran con rapidez la fortaleza de la nueva ropa de trabajo.

 

De esta forma el Levi’s Strauss emerge como paradigma de las relaciones de producción, el capitalismo y la imagen de la masculinidad en Norteamérica. A través de su obra Wifredo Prieto subvierte un símbolo que representa masculinidad y poder conectado al capitalismo y a la norma de supremacía masculina bajo la hegemonía “Euro/norteamericana”, y que se puede conectar con lo que puede ser un conflicto de roles de masculinidad (jeans irrompibles = jeans rotos) y la alusión directa a la obsesión por la fragilidad de la masculinidad ligada a una masculinidad “de frontera”.

 

Lock and Loaded

Es interesante ver como evoluciona la norma de masculinidad en el proceso colonial, donde emergen diferentes prototipos del hombre de frontera o “de montaña”, rudo y solitario, que sobrevive en condiciones difíciles durante la conquista de un territorio agreste. Toda esta épica tiene su paradigma en el cowboy (vaquero), y los diferentes conflictos que se producen en territorios donde la población original es sometida o convertida en fuerza de trabajo subordinada.

 

Por otra parte, muchos investigadores se han referido a cuan opresivas se vuelven las relaciones de género en el ejército. La estimulación de una mentalidad “de tiempos de guerra” es responsable de muchos fenómenos que redefinen las relaciones de género y la imagen de masculinidad de muchos países, en respuesta al imperialismo, o una relación de posicionamiento frente a la hegemonía Euro/Norteamericana (un ejemplo en la intensificación del patriarcado islamista en respuesta al colonialismo francés en países como Algeria o en Cuba, con la guerra fría). Y todo esto a su vez ligado a diferencias de clase, raza y ubicación geográfica.

 

Es curioso recordar cómo en la Cuba de los años 70 y 80 llevar unos vaqueros se traducía en “diversionismo ideológico” de sujetos que eran víctimas inconscientes, o no, de algún tipo de “penetración ideológica” (no obviar la connotación sexual de toda la jerga al uso). A partir de los años 50, en plena “Guerra Fría”, sobre todo en los países más implicados, se vivió un fenómeno en el que vivir al margen de una supuesta guerra instigaba, con el paso de los años, una mentalidad de campaña que perpetuaba un culto a la masculinidad en su sentido más radical.

 

Este proceso comprometía a todos los miembros de la sociedad a adoptar un dogmático patrón de comportamiento y a practicar la vigilancia de género de manera constante e inflexiva. La idea que se halla más fuertemente enraizada en la mentalidad de guerra o de frontera radica –paradójicamente- en la fragilidad de la hombría y la necesidad de vigilancia constante que debe mantener el hombre sobre sí mismo y su manera de hablar, caminar, relacionarse con los miembros del propio sexo o del contrario para no perder su hombría o, al menos, “para no atraer sospechas”.

 

caballo

Jorge Otero, “War Hero”, 2015

 

Con su obra titulada War Hero, el fotógrafo cubano Jorge Otero también hace referencia a esto a través de imágenes de hombres de campo desnudos sobre caballos. El artista se apropia de una historia, en la que la voz “guajiro” -denominación del campesino en Cuba- se origina a partir de la expresión “war hero”, apelativo utilizado por los marines norteamericanos para calificar a los cubanos que portaban sombrero y machete durante las luchas por la independencia contra España.

 

puño

Adonis Flores. Box, 2014

 

Durante la guerra o la frontera “lo masculino” está en constante prueba porque los cuerpos reguladores de la sociedad se han debilitado o no existen (la frontera), o puede ser “penetrado” o subyugado por el enemigo (guerra).

 

Sin embargo, la centralidad de las actividades militares y de la guerra que mantenía la hegemonía de esta estructura significó que el ejército se convirtiera en eje esencial del desarrollo del aparato de estado y que el performance militar fuera parte esencial de construcción de la masculinidad. De ahí que el elemento máximo de subversión de la obra de Prieto se halla en la vinculación del Levi’s Strauss roto con la Unidad Montada de la Guardia Urbana de Barcelona, que actúa a nivel simbólico como bastión y símbolo de dominación masculina y del Estado.

 

Masculinidades subalternas

O’Connell señala cómo la acumulación de capital procedente del comercio trasatlántico con las colonias, el tráfico de esclavos y la primera revolución industrial trae por consecuencia la consolidación de un patrón Euro/Norteamericano, que logra afianzar el capitalismo y la institucionalización a gran escala de un poder masculino hegemónico, con el nacimiento de un nuevo tipo de masculinidad racionalista, calculadora y regulada de la cultura emprendedora del capitalismo temprano.

 

Un aumento de la importancia política de la tecnología y los sistemas de producción dan lugar a un patrón de conducta contemporáneo implantado en las sociedades modernas que tenía entre sus principios de éxito la noción del sujeto emprendedor, heterosexual, carismático, que obtiene cuanto se propone y que es triunfador en la escena pública. Es interesante ver cómo, en el culto moderno al emprendedor, se ha desarrollado toda una terminología que está llena de vocablos agresivos, y en los que subyacen las referencias a la competitividad e incluso a la violencia extrema.

 

cuello_camisa

Carlos Martiel, “Lineage” 2016 (Foto: Geandy Pavon)

 

Otro artista cubano, Carlos Martiel nos presenta la oportunidad ideal para tejer todos los patrones hegemónicos de masculinidad anterior con temas de raza y clase social. En performances como “Lineage” refleja la relación de la masculinidad con las relaciones de producción, no olvidar que los Levis son ropa de trabajo y Martiel hace una referencia simbólica al “trabajador de cuello azul” como la persona de clase trabajadora que hace trabajo manual en este performance realizado el 1 de Mayo, día internacional de los trabajadores.

 

De esta forma se pueden separar dos paradigmas de masculinidad donde la masculinidad hegemónica es la que se organiza en torno a los conocimientos expertos y la pericia técnica con respecto a formas de masculinidad “subalternas”, organizadas en torno al trabajo manual, y que son mucho más susceptibles de ser estereotipadas.

 

 

Mabel Llevat Soy  http://www.artourbcn.com

 

 

 

 

 

El arte y la vergüenza Marc Grau

 

Gilles Deleuze, en la entrada R de Resistencia de la entrevista pautada por el alfabeto que Claire Parnet le realizó entre 1985-86, dice: “Creo que uno de los motivos del arte y del pensamiento es una cierta vergüenza de ser humano. Yo creo que en el origen del arte encontramos esa idea, o ese sentimiento, muy vivo, de una cierta vergüenza de pertenecer a la especie humana.“ Bueno, todos hemos sentido vergüenza alguna vez, sabemos lo que es eso, propia y ajena, pero Deleuze dice que la vergüenza que provoca formar parte de la especie humana está en el origen del arte y que es uno de sus motivos. ¿Es así? ¿No estará exagerando? ¿Y qué otros motivos hay? ¿Y cómo se manifiesta esa vergüenza? ¿En las pinturas de tomates de Barceló —por poner un ejemplo fácil— late la expresión de esa vergüenza? ¿O de las pinturas de tomates de Barceló surgen visiones que avergüenzan? Deleuze continúa: “Esa vergüenza hace que el arte consista en liberar la vida…

Words with… David G. Torres

 

¡Huir de la obediencia! Joan M. Minguet Batllori

 

El poder. El poder y poco más. O poco menos. Los tiempos de la creación, los tiempos del arte se confunden con los de las instituciones que lo albergan, que lo protegen, que lo difunden; que lo rehabilitan para poder seguir poseyéndolo, mostrándolo como signo de poderío.

 

Ya lo decía Faulkner, “El pasado nunca muere”, y al pasado artístico es al que recurre la institución para iniciar el gran simulacro: aparentar su interés por la cultura para desposeerla de todo punto de controversia, de anomalía, del descrédito de la propia institución —de las instituciones— que las obras pudieran contener en el momento de su gestación.

 

A partir de aquí, ese poder se ejerce con estrategias que huyen de lo evidente. En el campo del arte el poder trabaja como un funámbulo, aunque el cable sobre el que pasea es lo suficientemente amplio como para que nunca caiga.

El museo: tesoro público / 2 Santiago Eraso

 

Paul B. Preciado, que junto a Valenti Roma fue recientemente despedida de manera injusta por los patronos del MACBA por ser coherentes con sus ideas y consecuente con su trabajo, decía hace poco en un artículo titulado El museo apagado que si queremos salvar el museo quizás tengamos que, paradójicamente, elegir su ruina pública frente a la rentabilidad privada. No la ruina como espectáculo -añadiría yo- sino como posibilidad de partir de cero, como restauración y reconstrucción, a la manera en la que ciertos anacronismos ucrónicos nos muestran aquello que hubiera podido ocurrir de otra manera. Y si no es posible, entonces, quizás -añade Preciado- haya llegado el momento de ocuparlo colectivamente, vaciarlo de deuda y hacer barricadas de sentido. Apagar las luces para que, sin posibilidad alguna de espectáculo, el museo pueda empezar a funcionar como un parlamento de otra sensibilidad; un museo que ponga en…

.edu AAVIB

 

Las nuevas formas de hacer y entender el arte, la intuición de un nuevo paradigma, las posiciones de disidencia ante el actual paisaje social, político y económico y la voluntad de transformación han conducido a los miembros del colectivo AAVIB (Associació d’Artistes Visuals de les Illes Balears), desde hace unos años, a un nuevo planteamiento asociativo con la voluntad de impulsar procesos de innovación social, educativos y participativos a través de la cultura. La función crítica de la AAVIB se desarrolla con el lenguaje artístico colectivo y de colaboración que despista y demuestra mayor eficacia contra las nuevas formas de dominación social. A través de los Laboratorios de AA: Tomic se generan procesos de aprendizaje y de intercambio de conocimiento con un carácter experimental, para promover la creatividad y la reflexión, son experiencias piloto que ejemplifican cómo la cultura y los procesos creativos pueden revertir en la sociedad más allá del producto artístico.

El museo: tesoro público / 1 Santiago Eraso

 

El estudio de la transformación de los museos va en paralelo al de las políticas culturales y su importancia creciente viene también determinada por el lugar central que ocupan en el urbanismo moderno y contemporáneo.

 

Tras la revolución francesa, el nacimiento de esta institución representa uno de los grandes gestos modernos de secularización, porque los objetos históricos, en otro tiempo ligados a la propiedad feudal o eclesiástica, ven transformado su destino y pasan a ser bienes públicos. La res publica irrumpe entonces y el museo es una de las formas monumentales mediante las que el pueblo celebra y representa su poder. Ese nuevo discurso ilustrado sobrevino en un momento en el que la teoría del arte vinculó también, por primera vez, el juicio estético a la vida comunitaria y, a partir de entonces, asignó a las obras de arte una función social. Para muchos ilustrados, además los museos…

El Elefante Blanco y la Marabunta Rogelio López Cuenca

 

La víspera de la inauguración de la XXXV edición de la Feria Internacional de Turismo, Fitur, que anualmente se celebra en el Instituto Ferial de Madrid, Ifema, el Ayuntamiento de Málaga ofreció su ya tradicional recepción a las autoridades, tour operadores, agentes de viajes, directores de las oficinas españolas de turismo (OET) en los principales mercados del mundo y empresarios turísticos. Durante el evento, el alcalde declaró que Málaga “es el destino más dinámico de España, con una oferta cultural única y en continuo crecimiento”.

 

Las referencias al dinamismo, a la singularidad y al crecimiento continuo forman parte de la retórica básica de autocelebración del sistema capitalista desde sus orígenes; su extensión al mundo de la cultura es más reciente: pertenece a la panoplia conceptual de su variante neoliberal, y ha gozado de una enorme aceptación por parte de los gestores de lo público.

DEMOCRACIA Y ACCESO A LA CULTURA Santiago Eraso

 

La premisa básica de la cultura democrática se funda en la vieja idea ilustrada de proporcionar acceso universal, libre y gratuito o a precios asequibles (sobre todo para los más desfavorecidos) a los saberes y obras generadas a lo largo de la historia por creadores, pensadores, autores, intérpretes, investigadores, etc. Así se recoge en el artículo 27.1 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: “Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en el beneficio que generen”.

 

Las instituciones públicas clásicas que todos conocemos (escuelas, universidades, centros de investigación, museos, bibliotecas, archivos, teatros, conservatorios de música, centros culturales etc.) surgieron para facilitar ese objetivo: asegurar el pleno desarrollo de esa cultura democrática responsabilizándose de garantizar la producción, distribución,

Ciudad Zombi Eva Caro

 

Los zombies nos invaden desde hace algunos años en el comic, el cine, la televisión, etc. Estas prácticas culturales derivan de una estética gótica y anticonsumista. Su confirmación como práctica social crítica ha quedado pronto sepultada por una temprana cooptación realizada por la esfera mercantil a través, principalmente, del cine y las series de televisión.

 

No es un estudio amplio pero la historia de la “marchas zombies en ciudades” aunque es corta data de 2001. Exactamente la primera “Zombie Parade” fue convocada en la ciudad de Sacramento, California, el 19 de agosto de 2001. La infección zombie recorrió todo  Estados Unidos, expandiéndose por Inglaterra, Portugal, España, Brasil, América Latina, Noruega, Arabia Saudita, Japón y Sydney.

Words with… Joan M. Minguet Batllori

Comentarios

De momento no hay comentarios.
¿Ya estás registrado?   Iniciar sesión